Forgot Password

In Blog, comedor Santo Domingo

Hoy tenemos la gran suerte de poder charlar con uno de nuestros escritores más populares, Pablo Aranda. Ha colocado su última novela La Distancia entre los libros más vendidos. Ha sido pregonero de nuestra feria 2018, malagueño del año,… Está viviendo unos meses muy intensos, y a pesar de todo, Pablo ha encontrado un ratito para nosotros. Y es que Pablo no es un extraño, Pablo Aranda antes de ser un escritor de éxito, fue voluntario en nuestro Comedor Santo Domingo.

– Hola, Pablo. ¿Cómo conociste el Comedor de Santo Domingo?

Pablo Aranda: Yo era estudiante y no me conformaba con la injusticia del mundo. Quería conocer la pobreza y hacer algo por combatirla. Era miembro de una comunidad cristiana y me relacionaba con gente inquieta. Me hablaron del Comedor. Yo ya había recorrido algunas veces La Trinidad, deseando conocer esa Málaga que me parecía oculta. Un día me presenté en el Comedor para ofrecerme como voluntario y el encargado de la puerta me dio un bocadillo (yo en esa época llevaba melenas y pensó que iba a comer). Los años que estuve de voluntario fueron muy gratificantes.
– ¿Cómo era el comedor en aquel tiempo? ¿Cómo lo recuerdas?

P. A.: Sólo se daba almuerzo entonces, y por las tardes un bocadillo. Al principio no había Trabajadora Social, pero sí muy buena voluntad y un trato muy correcto y digno a las personas que acudían allí. Me sentía satisfecho por relacionarme con los usuarios, sentía que aprendía, y con los profesionales que conocí allí, gente entregada que te hace concebir esperanzas en que otro mundo, más justo, es posible.
– Has sido voluntario también en Calcuta con la Madre Teresa. ¿Qué nos puedes contar de aquella experiencia?

P.A.: La India era un planeta lejano y en La India estaban los pobres de los pobres. Leí en alguna parte que quien conocía los “slums” (barrios sin las más mínimas condiciones de vida) de Calcuta no podía seguir siendo la misma persona. Yo entonces daba clases de español a extranjeros, y a finales de septiembre me quedaba sin trabajo, así que disponía de tiempo. Me fui a La India desde Málaga por tierra, solo, enlazando trenes y autobuses, y después me quedé unos meses en Calcuta trabajando de voluntario en un hospital de la Madre Teresa, a la que tuve la suerte de conocer. Lo recuerdo como una etapa llena de alegría. El trabajo era duro pero no se sentía con dureza. Había voluntarios de muchos países e hicimos una buena pandilla.
-¿Cree que se refleja en tu obra esas vivencias y ese compromiso social con los más débiles?

P.A.: Creo que no directamente. Mis novelas son de ficción y he querido siempre mantenerme alejado, aunque ahora que hablo de ello me entran ganas de escribirlo, no hablar de mí, que no lo considero muy interesante, sino de lo que vi. Sí puede encontrarse en mis novelas una mirada, un interés en personas que puedan sentirse excluidas, al menos un poco, un respeto y una ternura, pero mis novelas son literatura y no considero la literatura un medio sino un fin en sí misma (la literatura es otra de mis pasiones). Mis libros infantiles son de humor, pero intento transmitir, indirectamente, un acercamiento a las personas que podrían ser sentidas como diferentes. Ahí si tengo una pretensión de abrir mentes, un poco.

– ¿El éxito de La Distancia, te ha pillado de sorpresa? ¿Qué tiene tu última novela para haber conectado tan bien con el público?

P.A.: La Distancia es mi séptima novela, y fue mi décimo libro si cuento los infantiles. Hay mucho trabajo detrás. El éxito ha sido relativo, pero bueno para mi carrera literaria. Pero hay que seguir poniendo lavadoras y tendiéndolas, y eso ayuda a que no se te suba a la cabeza. La Distancia contiene una historia compleja pero a la vez cercana, contada con sencillez. Tiene un poco de intriga y no es larga. Quiero pensar que está bien escrita.

– Hay hoy muchas iniciativas solidarias en nuestra ciudad. ¿Crees que la crisis nos ha hecho ciudadanos más comprometidos, más solidarios en Málaga?

P.A.: Ojalá. Sin duda hay gente que te hace concebir esperanzas en que otro mundo, más justo, es posible, gente que no se conforma. Creo que hay más ciudadanos comprometidos pero a menudo observo un desinterés preocupante por los demás, sobre todo por los más necesitados. No podemos hacer otra cosa que ayudar, que compartir nuestro privilegio de vivir donde vivimos y como vivimos.

– ¿Qué opinas del rumbo político de Andalucía? ¿Hay motivos para la preocupación?

P.A.: Creo que el compromiso primero debería ser hacia la población con cualquier tipo de vulnerabilidad. Hemos avanzado tanto que hay algunas cuestiones que son intocables, pero desgraciadamente es necesario seguir avanzando de una manera solidaria y no todos están por la labor. Las políticas sociales, y una mirada social transversal, son imprescindibles. Estoy preocupado.

– Muchas gracias por esta entrevista, y por el cariño y el apoyo que siempre nos demuestras.

Mil gracias a vosotros. He recordado una época muy bonita y he sentido

Conchi P. Sigüenza
In Blog, comedor Santo Domingo

Con estas hermosas palabras de la poeta, y buena amiga de esta casa, Inés María Guzmán. Y con la bella imagen de Conchi P, Sigüenza. Os queremos desear un muy Feliz 2019.

“Que para el Nuevo Año 2019 la paloma Blanca de la paz entre por la ventana llevando en su pico la semilla que haga germinar en los corazones, la buena armonía, la amistad, la caridad, la comprensión, la justicia y el amor a los demás.
Que no falte la salud del cuerpo y del espíritu. Siempre la ilusión y la esperanza. Adelante.
Un abrazo que abarque todos mis buenos deseos.”

Inés María Guzmán

In Blog, comedor Santo Domingo

Hay hambre que no sacian pucheros.

Texto: Presina Pereiro l Fotos: Laura Fernández Pereiro

La escritora e historiadora Presina Pereiro es autora de numerosos libros. Su última obra publicada el pasado año tiene por título “Crónicas del mal amor”. Buena amiga de este comedor, tanto ella como su hija Laura. Nos ha querido dedicar este precioso texto.

Read More

In Blog, comedor Santo Domingo

Fotografía: Rafael Fernández Pacheco.

Estos días hemos tenido la suerte de poder coincidir con Joaquín Núñez, uno de los actores más queridos y admirados en esta ciudad. Joaquín colaboró el pasado sábado, 27 de octubre, en nuestro Festival Solidario. Aún recordamos su divertida intervención junto a Domi del Postigo, otro gran amigo de este comedor. Y  aprovechamos la ocasión para hacer a Joaquín esta pequeña entrevista, y poder saber un poco más sobre él. Read More

In Blog, comedor Santo Domingo

Un año más el Comedor Santo Domingo organiza el Festival Solidario a beneficio de su labor social. Una ocasión muy especial que nos ofrece la oportunidad de reunirnos y celebrar con poesía y flamenco la labor de más de 30 años que venimos realizando en esta ciudad. Por ese motivo, nos gustaría invitaros a asistir a una cita tan especial para todos nosotros.

Tendrá lugar este próximo sábado, 27 de octubre, en el Teatro de la Escuela Superior de Arte Dramático (ESAD) en Teatinos. Muy cerca de la Plaza Pintor Sandro Botticelli (Fuente de Colores) y de la parada de metro Ciudad de la Justicia.
Para nosotros sería una enorme alegría poder reunirnos todos los amigos, socios, voluntarios,… y contar con vuestro apoyo y asistencia. 
Una vez más disfrutaremos de una gran noche de Flamenco, Poesía, y Solidaridad. Por solo 10€ colaboras con la labor social del Comedor St Domingo y disfrutarás de una noche inolvidable.
ARTISTAS. Hasta el momento nos han confirmado ya su participación:
Al baile: Fuensanta La Moneta y David Martín.
Al cante: Virginia Gámez y Amparo Heredia Reyes.
Al toque: Andrés Cansino
Poesía: Juan José Téllez.
Presenta: Domi del Postigo. Colabora: Joaquín Núñez -actor-

Si puedes ayúdanos a darle difusión, os estaríamos muy agradecidos.

Apúntate al evento y así estarás informado de todas las novedades. ¡Nos vemos el 27 de octubre!
https://www.facebook.com/events/289602731828745/


Asociación Benéfica “Patronato Santo Domingo”
De primero… otra oportunidad
In comedor Santo Domingo

“El protagonista en el Comedor es la persona que cruza la puerta, es para ella para la que trabajamos”

Juan García González trabaja como administrativo en el Comedor Santo Domingo desde  el año 2009, entró para cubrir un mes de vacaciones y finalmente pasó a formar parte de la familia. Hoy nos cuenta su experiencia y nos explica cómo funciona el comedor desde dentro.

– ¿Qué labor desempeñas en el comedor?

– Mi trabajo es de administrativo, papeles, impresos, certificados, atender al teléfono… pero si hay que echar una mano en otras cosas siempre hay que estar disponible. Las tareas del Comedor son de todos.

– Desde que comenzaste a trabajar, ¿qué evolución has visto o cuáles han sido los principales cambios?

– Cuando yo entré a formar parte del Comedor se proporcionaban casi la mitad de servicios de los que ahora mismo se sirven, atendíamos a un número mucho menor de familias. En este tiempo el perfil de las personas que atendemos ha variado de una población más voluble a familias muy golpeadas por la crisis, sin redes familiares que las apoyen y ayuden. También ha aumentado el número de personas que sufren algún tipo de enfermedad mental y para los que no existen recursos adecuados.

– ¿Cuáles señalarías como las principales necesidades del comedor?

– Una labor como la que llevamos a cabo en el Comedor tiene una necesidad innegable de recursos económicos. Nuestro sostén principal son los socios colaboradores, necesitaríamos aumentar el número. Recibimos la aportación de las Administraciones Públicas (Ayuntamiento y Junta de Andalucía) y donativos particulares. También se necesitan muchas personas voluntarias para sacar cada día el trabajo adelante.

– ¿A qué retos consideras que se enfrenta el comedor en estos momentos?

– El principal reto al que se enfrenta cada día el Comedor es a poder abrir la puerta y ofrecer “De primero… Otra oportunidad” con todo lo que eso implica. No sólo por el tema económico. Para poder desempeñar nuestro trabajo de la forma que lo entendemos, necesitamos de ese “ejército” de voluntarios que nos acompañan y nos alientan cada día.

– ¿Cómo pedirías a la población que se implicara más? ¿Y las administraciones públicas?

– Tenemos que cambiar el prisma desde el que miramos a las personas en exclusión social. Si conseguimos ver a la persona, sus circunstancias, sus condicionantes, su historia personal… entonces vamos a entender que esa persona tiene el potencial para tomar las riendas de su vida. Si nos quedamos en la beneficencia, en el yo te soluciono la papeleta porque tú no sabes, no puedes o no eres capaz; esa persona no se va a levantar porque la estamos cronificando, la estamos haciendo dependiente. Pero si las apoyamos, las acompañamos para recuperar su dignidad, para volver a creer en sus capacidades; estas personas se volverán a poner en pie y volverán a ser dueñas de sus vidas.

Si como población entendemos esto, la implicación de las Administraciones en este sentido vendrá como consecuencia.

– ¿Cuál es la filosofía de trabajo de comedor? ¿Cómo es el equipo de trabajo?

– La filosofía del Comedor es que el protagonista es la persona que cruza la puerta, es para ella para la que trabajamos. Somos un equipo multidisciplinar (trabajadoras sociales, cocinera, ayudantes de cocina y comedor, psicóloga, administrativo, orientadora laboral…), porque si no es así no podemos acompañar a la persona como lo entendemos en el Comedor. Una de los aspectos fundamentales de nuestra forma de trabajar es que lo hacemos de forma coordinada.

– ¿Cómo es para ti trabajar en este proyecto social?

– Para mí ha sido un regalo. Te cambia la vida porque te cambia la forma en la que miras a las personas, cambias la posición del foco. Cambia la forma de ver el mundo, a las personas y a la sociedad. Es una experiencia increíble poder ser partícipe de un proyecto donde lo importante no son los resultados expresados en números sino que el centro del trabajo son las personas y sus vidas, donde el objetivo es poder ofrecer cada día “De primero… otra oportunidad”.

 

In comedor Santo Domingo

“El acompañamiento es un trabajo de relación personal continuada, duradera, de comprender a las personas “

Hoy hablamos con una de las trabajadoras sociales del Comedor Santo Domingo, Teresa Peralta, que lleva ejerciendo su labor para esta entidad desde hace 15 años.

– ¿Cuál es la filosofía de trabajo del Comedor Santo Domingo?
– No es un lugar donde simplemente se da alimentación a personas que lo demandan, sino que aprovechando esta necesidad se las acompaña hacia la mejora de su situación, siempre teniendo en cuenta que el protagonista de la historia es la persona. Esto se lleva a cabo creyendo en su potencial, en la capacidad de esfuerzo, en que pueden modificar conductas que les perjudican, siempre respetando el tiempo que necesita cada una para cambiar. Somos un grupo de profesionales los que luchamos para que esto se haga realidad, trabajadoras sociales, psicóloga y orientadora laboral.

– ¿Cómo determináis las necesidades de una persona cuando pide ayuda?
– Las necesidades se van detectando a través de las entrevistas de seguimiento que van teniendo con las trabajadoras sociales. Depende de cual sea, ayudamos desde el comedor o derivamos a otra institución donde pueden ofrecérsela.

– ¿Cómo es el proceso de acompañamiento de principio a fin?
– Este proceso empieza desde la primera entrevista que tenemos con el acogido. El acompañamiento es un trabajo de relación personal continuada, duradera, de comprender a las personas para contribuir a que ellas mismas entiendan y empiecen a dominar su situación y las claves de sus dificultades; de apoyo para activar y movilizar recursos, capacidades, potencialidades de las personas y de su entorno.

Para llevar a cabo un buen acompañamiento es necesario una serie de capacidades y aptitudes como: capacidad de análisis tanto de la situación actual personal y familiar como la laboral, apoyos sociales, relaciones familiares, capacidad de relaciones interpersonales, relación de confianza, comprensión y respeto, empatía, claridad y transparencia, creatividad y flexibilidad. El acompañamiento parte de la responsabilidad de la persona en intentar organizar su propia estrategia, de utilizar los recursos a su alcance de forma eficaz. Acompañar es avanzar al lado de, es compartir un proyecto común.

– ¿Qué tipo de ayudas se ofrece a las personas que asisten al comedor?
– Si consideramos ayuda a los servicios que presta el comedor, estos son: alimentación, intervención social, apoyo psicológico, orientación laboral y clases de español. Todos encaminados hacia una mejor calidad de vida de la persona. Si consideramos ayuda como una necesidad puntual que demandan, estas pueden ser muy diversas: pago de alquiler, pago de luz y agua, transporte para cursos, productos de higiene y limpieza, material escolar, pago de DNI… o cualquier otra. Esta ayuda se presta después de una valoración por parte de las trabajadoras sociales, teniendo en cuenta si la persona está poniendo de su parte para cambiar su forma de vida.

– ¿Cuáles suelen ser las principales dificultades a las que hacen frente?
– Falta de recursos específicos para determinados colectivos con los que trabajamos, encontrar salida para personas inmigrantes sin documentación, formas diferentes de intervenir desde otras instituciones.

– ¿Cómo consideras que se podría implicar al resto de la sociedad?
– Dando a conocer la realidad de los colectivos con los que trabajamos a toda la sociedad, y especialmente en los colegios, para que tomen conciencia de ella. A través de los medios de comunicación necesarios, televisión, charlas, jornadas, radio, redes sociales…

– ¿Cómo es para ti trabajar en el comedor cada día y con este equipo de trabajo?
– Para mí este trabajo se convierte en un aprendizaje día a día, sobretodo de la persona que tenemos delante. Nos enseñan en muchas ocasiones valores que no tenemos en cuenta. Es muy satisfactorio y motivador cuando ves que la persona va dando pasos a su ritmo para cambiar y mejorar. Este trabajo me ha ayudado en muchos temas importantes para poder ayudar al otro, como trabajar mi desarrollo personal, cuestionar mi intervención, entender desde dónde actúa la persona… y otras muchas más. Con el equipo de trabajo me siento agusto, ya que es muy fácil trabajar con ellos, y quisiera destacar, especialmente las reuniones diarias que mantenemos para compartir los casos, son muy enriquecedoras a nivel personal.

In comedor Santo Domingo

Trabajamos por la integración social de personas en riesgo de exclusión

Muchas personas acuden al comedor en busca de ayuda porque se encuentran en una situación de exclusión social. En el Comedor, después de muchos años de experiencia, el programa de intervención se ha ido adaptando a medida que la sociedad ha ido cambiando. Se trata de un modelo de acompañamiento personalizado, en el que se respeta en todo momento los ritmos de vida de cada persona, trayectorias, decisiones… haciéndoles ver el potencial que cada uno posee.

“Nuestra prioridad es que las personas que vienen al comedor para solicitar comida, encuentren a un equipo de profesionales que le ofrezcan la posibilidad de acompañarle, motivarle y apoyarle en la posible solución del problema que le trae hasta aquí”, explica la directora del centro Mª Ángeles Martín.

En este programa se atienden a personas españolas e inmigrantes, sin hogar o sin techo carentes de habilidades personales, sociales, económicas y con diferentes problemáticas… Esta forma de trabajar ha demostrado que, con la implicación de la persona, se puede conseguir cambiar la situación inicial.

“La primera persona que debe darse la oportunidad es uno mismo, por eso es tan importante pedir ayuda cuando sentimos que solos no podemos. Es impresionante cuando una persona busca ayuda, hace un tratamiento y es capaz de reconducir su vida”, explica la psicóloga del centro, Gloria Ordoñez.

Estas personas en riesgo de exclusión social llegan al comedor de forma directa o derivados de Puerta Única, ya que creemos que la coordinación es indispensable para trabajar con este colectivo.

Durante cada proceso individual se mantiene una coordinación entre todos los equipos y profesionales que integran el comedor: trabajadoras sociales, psicóloga, orientadora laboral. En definitiva, este equipo ofrece la oportunidad al atendido de cambiar su situación y forma de vida.

In comedor Santo Domingo

Te animamos a involucrarte con tu empresa para construir una sociedad más justa

En el Comedor Santo Domingo estamos convencidos de que la unión hace la fuerza y confiamos en la implicación de las empresas para construir una sociedad más justa. Son muchas las organizaciones y empresas locales que colaboran con nuestra actividad en la ciudad de Málaga con alimentos, cuotas de socios, enviando voluntarios/as o bien realizando donativos económicos para apoyar nuestra labor.

Si tu entidad, ya sea una PYME o multinacional, también cree que todas las personas debemos tener nuevas oportunidades, en el comedor te ofrecemos la posibilidad de establecer una relación beneficiosa para construir juntos un mundo mejor. Se trata de cultivar, para que gracias a las buenas relaciones que sembremos se generen nuevas oportunidades y logremos de forma conjunta acabar con la exclusión social de determinados colectivos.

Vivimos en una sociedad informada y con conciencia social, en la que la empresa, como agente del cambio social, debe mostrar un compromiso con su entorno, identificando al mismo tiempo la marca con nuestros valores y principios. Además, colaborando como empresa se pueden obtener beneficios fiscales del 35% en la cuota del Impuesto de Sociedades.

Si tienes una empresa y deseas unirte a nuestra labor para lograr un cambio social no dudes en ponerte en contacto con nosotros en el correo electrónico: comedor@comedorsantodomingo.org.