In Blog

La inclusión social depende del trabajo conjunto y apoyo de nuestra sociedad

La inclusión social depende del trabajo conjunto y apoyo de nuestra sociedad

Un total de 12,9 millones de personas, un 27,9 por ciento de la población, vive en riesgo de pobreza y exclusión social, según el  VII informe ‘El Estado de la Pobreza. Seguimiento del indicador de pobreza y exclusión social en España 2008-2016’ de la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en el Estado Español (EAPN-ES). En Andalucía, la cifra alcanza el 41,7 por ciento.

Según apuntan los expertos, la exclusión, en la inmensa mayoría de sus manifestaciones tiene sus raíces en agentes y factores sociales, lo que implica que la solución debe venir del conjunto de la sociedad, afrontando cada uno en los niveles y funciones que le corresponda su parcela de responsabilidad.  En el Comedor Santo Domingo un equipo de profesionales trabaja estudiando, entendiendo y actuando sobre las circunstancias que rodean a cada persona y, para ello, se da prioridad a conocer y valorar el estado de éstas, su entorno y sus variables laborales, económicas, culturales, personales y sociales.

“Las personas que acuden solicitando ayuda están en situación de privación económica y laboral (desempleados, edades críticas, ingresos insuficientes…), tienen algún deterioro de la salud tanto física como mental, padecen alguna discapacidad, no tienen un hogar, carecen de apoyos familiares, tienen alguna adicción, etc.”, explica la psicóloga del centro Gloria Ordoñez Pozo.

Según la Red Andaluza de Lucha Contra la Pobreza y la Exclusión Social, el objetivo para lograr la inclusión social en los colectivos afectados es seguir ahondando en la complejidad de este fenómeno, incidiendo en que todos los actores sociales conozcan y reconozcan la importancia que tienen la pobreza y la exclusión social en el día a día de tres millones y medio de personas en nuestra comunidad.

Desde el Comedor Santo Domingo se ofrece atención a cada persona según su experiencia para entender cuáles son aquellas lógicas de exclusión, cuáles son los factores de riesgo que afectan a las personas y cuáles son los factores de protección para comenzar a trabajar de forma coordinada entre profesionales y afectados.

“Depende de las personas, pero detectamos una necesidad importante de ser escuchados, de que se les preste atención y se les aliente a cambiar. Además, suelen necesitar asesoramiento para ello y tienen mucha necesidad de sentirse útiles, capaces y valiosos para la sociedad”, explica Ordoñez.

Por ello, en el Comedor Santo Domingo y para nuestras profesionales, lo primero es cocinar nuevas oportunidades de forma individualizada y haciendo partícipe al protagonista: la persona que solicita ayuda. “La oportunidad la tenemos que dar todos y cada uno de nosotros, hay que confiar en que las personas podemos cambiar y podemos superar obstáculos. Pero la primera persona que debe dársela es uno mismo, por eso es tan importante pedir ayuda cuando sentimos que solos no podemos”, concluye la psicóloga.