In Blog

“No solo somos un sitio donde se viene a comer, sino un lugar que intenta abrir la ventana cuando la vida te cierra la puerta”

“No solo somos un sitio donde se viene a comer, sino un lugar que intenta abrir la ventana cuando la vida te cierra la puerta”

José Javier Velázquez lleva formando parte del equipo del Comedor Santo Domingo desde hace 6 años, aunque la primera vez que trabajó en esta asociación fue hace 14 años. Es el responsable del servicio del comedor, el control del almacén, los pedidos… Hoy nos cuenta su experiencia.

– ¿Cuáles son las tareas que desempeñas?
Mi trabajo se desarrolla en el comedor, a la hora del desayuno, me ocupo de servir el café, la leche y también de mantener limpias las mesas. En el almuerzo me encargo, casi siempre, de servir el primer plato. A parte de las tareas del comedor también llevo el control del almacén y hago y recepciono los pedidos. Cuando acaba la hora de la comida, pues toca limpiarlo todo.

– ¿Qué respuestas se reciben de la sociedad cuando se hace una petición de alimentos?
Por normal general cuando hacemos un llamamiento, solemos tener una respuesta excelente, tanto de organizaciones como individualmente. En muchas ocasiones no es necesario ni pedir, llaman para preguntar qué necesitamos.

– ¿Cómo es la filosofía de trabajo en el comedor?
La identidad del comedor es, sin lugar a duda, lo que proclama nuestro eslogan, de primero otra oportunidad. La labor que desempeñamos en la parte del comedor es muy importante, pero lo que realmente merece la pena señalar es la labor social. Enseñar a las personas que todos somos iguales y hacerles ver que no son inferiores a nadie y que son muy capaces de hacer lo que se propongan. No vale solo dar de comer, sino que hay que apoyarles para que salgan por si mismos de las diferentes situaciones que les han hecho llegar aquí.

– Desde tu área de trabajo, ¿qué evolución observas en las personas que reciben ayuda de forma continuada?
La evolución en la mayoría de los atendidos, se percibe en su estado de ánimo sobretodo. Nosotros intentamos siempre llamar a todas las personas por su nombre y eso hace que se sientan un poco más a gusto y con más seguridad y confianza.

Donde sí que se ve un cambio muy reseñable es en las personas que necesitan tratamiento médico y acceden a que les ayudemos desde el comedor. Muchos ni siquiera son conscientes de tener una enfermedad y cuando se dejan aconsejar se aprecia un cambio drástico.

– ¿Cómo crees que podría implicarse más a la sociedad?
Sin duda para implicar más a la sociedad hay que darse a conocer y enseñar el trabajo que se realiza aquí, por lo dicho anteriormente, no solo somos un sitio donde se viene a comer, sino un lugar que intenta abrir la ventana cuando la vida te cierra la puerta.