Forgot Password

In Blog, comedor Santo Domingo

Un  año más celebramos nuestro Festival Solidario de Flamenco y Poesía.
El Festival tendrá lugar el próximo Viernes, 27 de Septiembre,  a las 20h en la ​Sala María Cristina de Unicaja, (junto a Plaza San Francisco) Málaga.

Read More

In Sin categoría

“En el Comedor encontré unas personas que me ayudaron muchísimo, de ellas recibí el cariño y el apoyo para salir adelante”

Hablamos con Najat Radi, una mujer de 53 años que conoció nuestro comedor en el mes de octubre de 2015  cuando atravesaba una situación difícil, sin ingresos, sola y con un hijo de 9 años. Hoy nos cuenta cómo ha sido y es su experiencia de vida y cómo la ayudó pedir ayuda para salir adelante.

– ¿Qué situación te llevó a pedir ayuda?

– Fue muy duro para mí porque veía las necesidades de mi hijo y no podía hacer nada. Sentí que me faltaba aire todo me daba vueltas y solo sabía llorar, fueron momentos terribles y estaba muy asustada.

– ¿Cómo fue la atención que recibiste desde el primer momento?

– En el Comedor encontré unas personas que me ayudaron muchísimo, que hablaban conmigo y me animaban a hacer frente a la situación, siempre encontraba apoyo en ellas y sus recomendaciones fueron muy buenas para mi. De ellas recibí el cariño y el apoyo para salir adelante.

– ¿En qué áreas de tu vida estás trabajando para salir de la situación en la que te encuentras?

– Ahora estoy trabajando como camarera de pisos en un hotel y eso lo conseguí, también,  con la ayuda del equipo de profesionales del comedor Santo Domingo. A través de la fundación Don Bosco empecé un curso de prácticas en un hotel y luego me hicieron un contrato de media jornada, durante todo este tiempo siempre he sentido el apoyo y la ayuda del Comedor.

A pesar de mi trabajo, el Comedor Santo Domingo sigue ayudándome en algunas ocasiones, con la comida, cuando  no me llegan mis ingresos para cubrir todos los gastos del mes.

– ¿Qué cambios se han producido en tu vida?

– Los cambios que se han producido en mi vida, se deben a lo que ellas me enseñaron que tengo que luchar sin tener miedo a la vida.

– ¿Cómo te resulta este proceso?

– Este proceso me resultó difícil y para mí la ayuda de María Ángeles  fue muy importante, porque yo necesitaba mucho ánimo y cariño y ella me los dio.

– ¿Cómo animarías a otra persona que está en tu situación a pedir ayuda?

– Animo a otra persona que este en mi situación y le digo que los problemas no se solucionan llorando o sin salir a la calle, que hay que luchar sin miedo  y pedir ayuda, a mí me ayudaron en el comedor Santo Domingo y verá que si pone de su parte, poco a poco va a salir adelante.

In comedor Santo Domingo

Trabajamos por la integración social de personas en riesgo de exclusión

Muchas personas acuden al comedor en busca de ayuda porque se encuentran en una situación de exclusión social. En el Comedor, después de muchos años de experiencia, el programa de intervención se ha ido adaptando a medida que la sociedad ha ido cambiando. Se trata de un modelo de acompañamiento personalizado, en el que se respeta en todo momento los ritmos de vida de cada persona, trayectorias, decisiones… haciéndoles ver el potencial que cada uno posee.

“Nuestra prioridad es que las personas que vienen al comedor para solicitar comida, encuentren a un equipo de profesionales que le ofrezcan la posibilidad de acompañarle, motivarle y apoyarle en la posible solución del problema que le trae hasta aquí”, explica la directora del centro Mª Ángeles Martín.

En este programa se atienden a personas españolas e inmigrantes, sin hogar o sin techo carentes de habilidades personales, sociales, económicas y con diferentes problemáticas… Esta forma de trabajar ha demostrado que, con la implicación de la persona, se puede conseguir cambiar la situación inicial.

“La primera persona que debe darse la oportunidad es uno mismo, por eso es tan importante pedir ayuda cuando sentimos que solos no podemos. Es impresionante cuando una persona busca ayuda, hace un tratamiento y es capaz de reconducir su vida”, explica la psicóloga del centro, Gloria Ordoñez.

Estas personas en riesgo de exclusión social llegan al comedor de forma directa o derivados de Puerta Única, ya que creemos que la coordinación es indispensable para trabajar con este colectivo.

Durante cada proceso individual se mantiene una coordinación entre todos los equipos y profesionales que integran el comedor: trabajadoras sociales, psicóloga, orientadora laboral. En definitiva, este equipo ofrece la oportunidad al atendido de cambiar su situación y forma de vida.

In comedor Santo Domingo

“La primera persona que debe darse una oportunidad es uno mismo y pedir ayuda es fundamental”

Gloria Ordoñez Pozo comenzó a trabajar en el área de Psicología del Comedor Santo Domingo hace 6 años, desde entonces forma parte de un equipo multidisciplinar que interviene acompañando y orientando a las personas que solicitan ayuda para servir, de primero, otra oportunidad.

– ¿Cómo se determina la necesidad de apoyo psicológico de una persona?

– Son mis compañeras, las trabajadoras sociales, las que a lo largo de las entrevistas con las personas que acuden al comedor, detectan y derivan a los usuarios que lo necesitan.

– ¿Cuáles son las características esenciales que presenta un colectivo tan heterogéneo como es el de personas en riesgo de exclusión social?

– Las personas que acuden solicitando ayuda están en situación de privación económica y laboral (desempleados, edades críticas, ingresos insuficientes…), tienen algún deterioro de la salud tanto física como mental, padecen alguna discapacidad, no tienen hogar, carecen de apoyos familiares, tienen alguna adicción, etc.

– Según tu experiencia, ¿cuáles serían las principales necesidades que cubrir?

– Depende de las personas, pero detectamos una necesidad importante de ser escuchados, de que se les preste atención y se les aliente a cambiar. Además, suelen necesitar asesoramiento para ello y tienen mucha necesidad de sentirse útiles, capaces y valiosos para la sociedad.

– ¿En qué estado de salud mental suelen llegar las personas que solicitan ayuda?

– Las personas llegan mal, con baja confianza en sí mismos, sentimientos de culpa e inutilidad, dificultad para organizar su tiempo, pensamientos pesimistas, desesperanza y pérdida de su propia dignidad como persona. Se sienten tristes, ansiosos.

– ¿Cuáles son las principales dificultades para la recuperación?

– En estas situaciones, muchas veces no se encuentra la motivación para seguir luchando. En otras ocasiones, a las personas les cuesta tomar conciencia de alguna problemática que este influyendo en su situación y buscar el recurso adecuado, bien porque los recursos no están o bien porque son lentos.

– El lema del comedor es ‘de primer plato: otra oportunidad’, ¿quién debe dar esta oportunidad?

– Pues creo que la oportunidad la tenemos que dar todos y cada uno de nosotros, hay que confiar en que las personas podemos cambiar y podemos superar obstáculos. Pero la primera persona que debe dársela es uno mismo, por eso es tan importante pedir ayuda cuando sentimos que solos no podemos.

– ¿Cómo son los procesos de recuperación?

– Los procesos de recuperación, al ser la población tan heterogénea, son diferentes; pero, por ejemplo, con una persona con problemas de adicción se trabaja para que se dé cuenta de que algunos de sus problemas son  consecuencia de ese consumo y que puede cambiar si  lo resuelve. Es impresionante cuando una persona busca ayuda, hace un tratamiento y es capaz de reconducir su vida.

– ¿Qué se podría hacer desde una perspectiva preventiva?

– La prevención siempre es importante desde todos los ámbitos: la educación, la familia, la política… pero a la vez hay que darle importancia a las actuaciones que deben ponerse en marcha en situaciones de emergencia social.

– ¿Crees que sería de ayuda que personas que ya han pasado por lo mismo contaran su experiencia?

– Desde luego que sí, el ver que otras personas han podido superar una situación como la tuya te hace plantearte: si esa persona puede, yo también.

– ¿Qué le dirías a alguien que se ve en una situación tan complicada y que aún no ha pedido ayuda?

– Que no se rinda, que no pasa nada por pedir ayuda; todo lo contrario, que pedirla le puede dar el impulso de cambiar, de tener otra oportunidad. No estamos solos, siempre hay alguien para tendernos una mano, pero hay que buscarla. A veces la mejor ayuda es darnos cuenta de que solos no podemos.

– ¿Cómo puede implicarse la sociedad?

– Viendo más que mirando, y aprendiendo a ponerse en el lugar de los demás, ayudando de una forma solidaria más que juzgando. No olvidemos que cualquiera de nosotros o de los que más queremos podría estar en la misma situación en un momento determinado.