Forgot Password

In Blog

La inclusión social depende del trabajo conjunto y apoyo de nuestra sociedad

Un total de 12,9 millones de personas, un 27,9 por ciento de la población, vive en riesgo de pobreza y exclusión social, según el  VII informe ‘El Estado de la Pobreza. Seguimiento del indicador de pobreza y exclusión social en España 2008-2016’ de la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social en el Estado Español (EAPN-ES). En Andalucía, la cifra alcanza el 41,7 por ciento.

Según apuntan los expertos, la exclusión, en la inmensa mayoría de sus manifestaciones tiene sus raíces en agentes y factores sociales, lo que implica que la solución debe venir del conjunto de la sociedad, afrontando cada uno en los niveles y funciones que le corresponda su parcela de responsabilidad.  En el Comedor Santo Domingo un equipo de profesionales trabaja estudiando, entendiendo y actuando sobre las circunstancias que rodean a cada persona y, para ello, se da prioridad a conocer y valorar el estado de éstas, su entorno y sus variables laborales, económicas, culturales, personales y sociales.

“Las personas que acuden solicitando ayuda están en situación de privación económica y laboral (desempleados, edades críticas, ingresos insuficientes…), tienen algún deterioro de la salud tanto física como mental, padecen alguna discapacidad, no tienen un hogar, carecen de apoyos familiares, tienen alguna adicción, etc.”, explica la psicóloga del centro Gloria Ordoñez Pozo.

Según la Red Andaluza de Lucha Contra la Pobreza y la Exclusión Social, el objetivo para lograr la inclusión social en los colectivos afectados es seguir ahondando en la complejidad de este fenómeno, incidiendo en que todos los actores sociales conozcan y reconozcan la importancia que tienen la pobreza y la exclusión social en el día a día de tres millones y medio de personas en nuestra comunidad.

Desde el Comedor Santo Domingo se ofrece atención a cada persona según su experiencia para entender cuáles son aquellas lógicas de exclusión, cuáles son los factores de riesgo que afectan a las personas y cuáles son los factores de protección para comenzar a trabajar de forma coordinada entre profesionales y afectados.

“Depende de las personas, pero detectamos una necesidad importante de ser escuchados, de que se les preste atención y se les aliente a cambiar. Además, suelen necesitar asesoramiento para ello y tienen mucha necesidad de sentirse útiles, capaces y valiosos para la sociedad”, explica Ordoñez.

Por ello, en el Comedor Santo Domingo y para nuestras profesionales, lo primero es cocinar nuevas oportunidades de forma individualizada y haciendo partícipe al protagonista: la persona que solicita ayuda. “La oportunidad la tenemos que dar todos y cada uno de nosotros, hay que confiar en que las personas podemos cambiar y podemos superar obstáculos. Pero la primera persona que debe dársela es uno mismo, por eso es tan importante pedir ayuda cuando sentimos que solos no podemos”, concluye la psicóloga.

In comedor Santo Domingo

Trabajamos por la integración social de personas en riesgo de exclusión

Muchas personas acuden al comedor en busca de ayuda porque se encuentran en una situación de exclusión social. En el Comedor, después de muchos años de experiencia, el programa de intervención se ha ido adaptando a medida que la sociedad ha ido cambiando. Se trata de un modelo de acompañamiento personalizado, en el que se respeta en todo momento los ritmos de vida de cada persona, trayectorias, decisiones… haciéndoles ver el potencial que cada uno posee.

“Nuestra prioridad es que las personas que vienen al comedor para solicitar comida, encuentren a un equipo de profesionales que le ofrezcan la posibilidad de acompañarle, motivarle y apoyarle en la posible solución del problema que le trae hasta aquí”, explica la directora del centro Mª Ángeles Martín.

En este programa se atienden a personas españolas e inmigrantes, sin hogar o sin techo carentes de habilidades personales, sociales, económicas y con diferentes problemáticas… Esta forma de trabajar ha demostrado que, con la implicación de la persona, se puede conseguir cambiar la situación inicial.

“La primera persona que debe darse la oportunidad es uno mismo, por eso es tan importante pedir ayuda cuando sentimos que solos no podemos. Es impresionante cuando una persona busca ayuda, hace un tratamiento y es capaz de reconducir su vida”, explica la psicóloga del centro, Gloria Ordoñez.

Estas personas en riesgo de exclusión social llegan al comedor de forma directa o derivados de Puerta Única, ya que creemos que la coordinación es indispensable para trabajar con este colectivo.

Durante cada proceso individual se mantiene una coordinación entre todos los equipos y profesionales que integran el comedor: trabajadoras sociales, psicóloga, orientadora laboral. En definitiva, este equipo ofrece la oportunidad al atendido de cambiar su situación y forma de vida.

In comedor Santo Domingo

Te animamos a involucrarte con tu empresa para construir una sociedad más justa

En el Comedor Santo Domingo estamos convencidos de que la unión hace la fuerza y confiamos en la implicación de las empresas para construir una sociedad más justa. Son muchas las organizaciones y empresas locales que colaboran con nuestra actividad en la ciudad de Málaga con alimentos, cuotas de socios, enviando voluntarios/as o bien realizando donativos económicos para apoyar nuestra labor.

Si tu entidad, ya sea una PYME o multinacional, también cree que todas las personas debemos tener nuevas oportunidades, en el comedor te ofrecemos la posibilidad de establecer una relación beneficiosa para construir juntos un mundo mejor. Se trata de cultivar, para que gracias a las buenas relaciones que sembremos se generen nuevas oportunidades y logremos de forma conjunta acabar con la exclusión social de determinados colectivos.

Vivimos en una sociedad informada y con conciencia social, en la que la empresa, como agente del cambio social, debe mostrar un compromiso con su entorno, identificando al mismo tiempo la marca con nuestros valores y principios. Además, colaborando como empresa se pueden obtener beneficios fiscales del 35% en la cuota del Impuesto de Sociedades.

Si tienes una empresa y deseas unirte a nuestra labor para lograr un cambio social no dudes en ponerte en contacto con nosotros en el correo electrónico: comedor@comedorsantodomingo.org.

In Sin categoría

“Nuestro apoyo, en la medida de lo que se pueda, suma y esa suma es vital para que el comedor prosiga su trabajo”

Nuestros socios son, todos, personas muy especiales. Entre ellos, tenemos la gran suerte de contar con Guillermo Busutil, periodista y escritor, especialmente querido y admirado por todos, no hablamos del comedor, hablamos de nuestra ciudad. Posee entre sus muchos premios, por citar algunos el Premio Ateneo de Málaga y el Premio Andalucía de la Crítica 2012. Hoy hablamos con él y compartimos con vosotros sus palabras.

– ¿Cómo conociste el Comedor de Santo Domingo?

– Había oído hablar de la labor que llevaba a cabo, y uno de sus miembros, Manuel, hermano de la directora, me invitó a qué me acercase un día. Pensé que, además de conocer de manera directa su trabajo como persona y como periodista, podría echarles una mano escribiendo acerca de la labor que desarrollaban.

– ¿Qué te pareció su labor?

– Encomiable. Un acto de solidaridad, pero también de humanidad afectiva y contagiosa. Desde el corazón y empuje que ponen en todo, María Ángeles su directora, los profesionales de diferentes disciplinas, hasta el último de los voluntarios. Me gustó su filosofía de ayudar, de dar de primero otra oportunidad, como dice su espléndido eslogan, ese espíritu metafórico de lavar las manos y enseñarles a que sean suyas de nuevo, y confíen en su poder de trabajar para salir adelante por sí mismos.

– ¿Destacaría alguna cuestión en particular?

– La verdad es que todo transmite tanta cordura, sentido común, afectividad y compromiso que es difícil destacar algo en particular. El comedor es un perfecto engranaje engrasado de ilusión y cariño, de profesionalidad y esperanza, de trabajo y actitud frente al desaliento, que posibilita que todo funcione con  educación, con tacto y eficiencia. La confección del menú, de las cajas de alimentos para que las familias con hijos las recojan evitando así que los niños tengan que ir allí; la división de los mismos en exigencia de las diferentes religiones que determinan unos  alimentos u otros; el acompañamiento a sus residentes para facilitar trámites administrativos; el menú emocional de ánimos diarios que reparten, la organización de eventos especiales en navidad o con los Reyes Magos, la capacidad para organizar actividades que contribuyan a recaudar fondos con conciertos, subastas de arte, etc.

– ¿Por qué decidiste hacerte socio?

– Labores así necesitan nuestro apoyo. Cualquier ayuda es mucha, no conlleva esfuerzo aportar un granito, ser parte de la cadena de ese engranaje. Nuestro apoyo, en la medida de lo que se pueda, suma y esa suma es vital para que el comedor prosiga su trabajo. No cuesta nada dar un poco de nosotros, en trabajo, económicamente, con disposición a que su solidaridad sea una realidad diaria y favorecer su combate contra las estrecheces. Siempre que he podido, y siempre que me lo pidan y me sea posible, estaré con el Comedor de Santo Domingo. Esa otra oportunidad merece mucho la pena. Formar parte de ella, aunque sea pequeña, es una forma de intentar que el mundo, que la vida, sean mejor de lo que tantas veces dejamos de hacer.

In Blog

“Socios, voluntarios, donantes… todos ellos comparten una misma ilusión que es el motor que da vida a este proyecto”

La directora del Comedor Santo Domingo, Mª Ángeles Martín, nos cuenta su experiencia a lo largo de todos los años que lleva al frente de esta entidad, los logros y los retos a los que se enfrenta cada día.

– ¿Desde cuando llevas trabajando para el comedor? ¿Cómo fueron los comienzos?

– Llegué al comedor en el año 1992. En aquellos tiempos había muy pocos recursos, económicos y materiales, diariamente veíamos como se realizaba el milagro diario de proporcionar alimento a todos los que acudían.

– ¿Cuál es el balance de este último año? 

– Este último año hemos tenido que trabajar duro en todos los sentidos. Nuestra prioridad es que las personas que vienen al comedor para solicitar comida, encuentren a un equipo de profesionales que le ofrecen la posibilidad de acompañarle, motivarle y apoyarle en la posible solución del problema que le trae hasta aquí. Cada vez son más las personas que desean que se les ayude en los distintos procesos, siempre buscando una mejora de su situación. En 2017, se ha consolidado el programa de Orientación Laboral y son muchas las personas que se benefician del trabajo que realiza la profesional que lleva este programa. Una de las grandes fortalezas que tiene el comedor es ver a cada uno de los comensales desde el momento vital en que se encuentran, teniendo en cuenta sus potencialidades.

– ¿A qué retos se enfrenta el comedor en 2018?

– Acoger y acompañar a todas las personas que estén dispuestas a mejorar su situación actual, contando con un equipo multidisciplinar que les va a hacer el camino más llevadero.

– Se ha habilitado un formulario online para que los interesados/as en colaborar puedan hacerse socios/as, ¿cuáles son las necesidades ahora mismo? 

– Es una realidad que necesitamos ingresos para mantener nuestra forma de trabajo, solo dar de comer es mucho más barato, pero sabemos que cronifica a las personas y es por eso que necesitamos apoyo económico para seguir con nuestra forma de trabajar. Este método ha demostrado sobradamente sus ventajas, pues el mero suministro de recursos no ayuda a salir de la situación en que se encuentra la persona. Los socios son fundamentales para nosotros ya que necesitamos su aportación y apoyo, contamos con ellos para poder abrir el comedor cada día, su compromiso va más allá de una cuota y para nosotros es muy importante saber que hay un grupo de personas que nos acompañan y alientan en nuestra labor diaria. Muchas gracias a todos.

– Son muchas las personas que a título individual colaboran con el comedor Santo Domingo, como los voluntarios, ¿qué importancia tiene su trabajo para la entidad?

– Son fundamentales, junto a los socios,  son los pilares esenciales que hacen posible que el comedor abra su puerta cada día. La mayoría, además, de sus manos y tiempo,  también nos ayudan económicamente. Ellos participan en la preparación de alimentos, limpieza, acompañamiento a las personas que atendemos, labores administrativas, gestiones y un largo etcétera. Socios, voluntarios, donantes… todos ellos comparten una misma ilusión que es el motor que da vida a este proyecto.

– ¿Cómo valorarías las ayudas públicas actuales para organizaciones sin ánimo de lucro?

– Nosotros recibimos ayudas del Ayuntamiento y de la Junta de Andalucía, sus ingresos suponen un 35% sobre el total del gasto. Hay que decir que la Junta en los últimos años ha incrementado la aportación que nos venía haciendo, no obstante creemos que tendría que ser mayor su implicación.

– Desde tu punto de vista, ¿cómo podría implicarse más la sociedad contra la exclusión social?

– Me parece fundamental que pudieran conocer cómo ha llegado una persona a estar en la calle, qué historia hay detrás, qué traumas ha vivido que le han llevado a esta situación… Mirar para otro lado o darle a alguien una limosna solo contribuye a que mañana y todos los días esa persona siga estando ahí, sin creer que puede vivir de otra forma porque no se le da la oportunidad de descubrirlo.

– ¿Cómo ha evolucionado la atención a las personas que solicitan ayuda en el comedor a lo largo de los últimos años?

– Sobre todo destacaría la importancia de atender a la persona desde el acogimiento y el momento vital en que se encuentra, no se puede trabajar igual con todo el mundo, hay que ver más allá de su ropa o su forma de comportarse. Hay que ofrecerles… de primero otra oportunidad.

– ¿Cuál es la receta del Comedor Santo Domingo para ofrecer otra oportunidad?

– Motivamos a la persona para que descubra, siempre acompañado y apoyado, qué está pasando en su vida y cómo ha llegado hasta aquí, haciéndole creer en sus potencialidades para encontrar una posible salida y que participe en ella.

– ¿Cómo es dirigir al equipo que forma el comedor? ¿Cómo te sientes al liderarlo?

– Lo vivo como un gran regalo que me ha ayudado a ser otra persona distinta de la que empezó en esta casa. Me siento más humana, he cambiado mi escala de valores, mi manera de percibir a los demás, ellos me han enseñado otra forma de vivir mucho más gratificante y desprendida. Muchas gracias de todo corazón.

In Blog

El Comedor apoya la campaña Nadie sin Hogar 2017

La Agrupación de Desarrollo para Personas Sin Hogar, de la que foma parte el Comedor Santo Domingo, apoya un año más junto a Cáritas Diocesana de Málaga la campaña de personas sin hogar bajo el lema “Somos personas, tenemos derechos”, que pretende ser un ejercicio de sensibilización y compromiso común para lograr que toda persona viva con dignidad.

En 2017 se celebran 25 años de campaña a favor de la dignidad y los derechos de miles de personas en situación de sin hogar, rostros concretos que nos interpelan y nos movilizan para seguir adelante.

Estas campaña persigue que no haya ninguna persona sin hogar y, por lo tanto, año tras año denuncia esta situación y reclama mayor protección social, acceso a la salud, a una vivienda digna y adecuada, a la visibilidad, al reconocimiento de la dignidad y los derechos de las personas en situación de sin hogar,  siempre con un mensaje propositivo y posibilitador que coloca a las personas en el centro de la acción y de cualquier política de las administraciones.

Aproximadamente 40.000 personas viven en situación de sin hogar en España, dato que crece exponencialmente si hablamos de personas que residen en una vivienda insegura (3,6 millones de personas) o inadecuada (5 millones de personas).

Seguimos insistiendo en que Nadie Sin Hogar puede y debe ser una realidad, y para ello es imprescindible el compromiso común que promueve la campaña este año: Somos personas. Tenemos derechos.
Para ello se han preparado un programa de actividades previstas entre el 23 y el 28 de noviembre.

 

In comedor Santo Domingo

“La primera persona que debe darse una oportunidad es uno mismo y pedir ayuda es fundamental”

Gloria Ordoñez Pozo comenzó a trabajar en el área de Psicología del Comedor Santo Domingo hace 6 años, desde entonces forma parte de un equipo multidisciplinar que interviene acompañando y orientando a las personas que solicitan ayuda para servir, de primero, otra oportunidad.

– ¿Cómo se determina la necesidad de apoyo psicológico de una persona?

– Son mis compañeras, las trabajadoras sociales, las que a lo largo de las entrevistas con las personas que acuden al comedor, detectan y derivan a los usuarios que lo necesitan.

– ¿Cuáles son las características esenciales que presenta un colectivo tan heterogéneo como es el de personas en riesgo de exclusión social?

– Las personas que acuden solicitando ayuda están en situación de privación económica y laboral (desempleados, edades críticas, ingresos insuficientes…), tienen algún deterioro de la salud tanto física como mental, padecen alguna discapacidad, no tienen hogar, carecen de apoyos familiares, tienen alguna adicción, etc.

– Según tu experiencia, ¿cuáles serían las principales necesidades que cubrir?

– Depende de las personas, pero detectamos una necesidad importante de ser escuchados, de que se les preste atención y se les aliente a cambiar. Además, suelen necesitar asesoramiento para ello y tienen mucha necesidad de sentirse útiles, capaces y valiosos para la sociedad.

– ¿En qué estado de salud mental suelen llegar las personas que solicitan ayuda?

– Las personas llegan mal, con baja confianza en sí mismos, sentimientos de culpa e inutilidad, dificultad para organizar su tiempo, pensamientos pesimistas, desesperanza y pérdida de su propia dignidad como persona. Se sienten tristes, ansiosos.

– ¿Cuáles son las principales dificultades para la recuperación?

– En estas situaciones, muchas veces no se encuentra la motivación para seguir luchando. En otras ocasiones, a las personas les cuesta tomar conciencia de alguna problemática que este influyendo en su situación y buscar el recurso adecuado, bien porque los recursos no están o bien porque son lentos.

– El lema del comedor es ‘de primer plato: otra oportunidad’, ¿quién debe dar esta oportunidad?

– Pues creo que la oportunidad la tenemos que dar todos y cada uno de nosotros, hay que confiar en que las personas podemos cambiar y podemos superar obstáculos. Pero la primera persona que debe dársela es uno mismo, por eso es tan importante pedir ayuda cuando sentimos que solos no podemos.

– ¿Cómo son los procesos de recuperación?

– Los procesos de recuperación, al ser la población tan heterogénea, son diferentes; pero, por ejemplo, con una persona con problemas de adicción se trabaja para que se dé cuenta de que algunos de sus problemas son  consecuencia de ese consumo y que puede cambiar si  lo resuelve. Es impresionante cuando una persona busca ayuda, hace un tratamiento y es capaz de reconducir su vida.

– ¿Qué se podría hacer desde una perspectiva preventiva?

– La prevención siempre es importante desde todos los ámbitos: la educación, la familia, la política… pero a la vez hay que darle importancia a las actuaciones que deben ponerse en marcha en situaciones de emergencia social.

– ¿Crees que sería de ayuda que personas que ya han pasado por lo mismo contaran su experiencia?

– Desde luego que sí, el ver que otras personas han podido superar una situación como la tuya te hace plantearte: si esa persona puede, yo también.

– ¿Qué le dirías a alguien que se ve en una situación tan complicada y que aún no ha pedido ayuda?

– Que no se rinda, que no pasa nada por pedir ayuda; todo lo contrario, que pedirla le puede dar el impulso de cambiar, de tener otra oportunidad. No estamos solos, siempre hay alguien para tendernos una mano, pero hay que buscarla. A veces la mejor ayuda es darnos cuenta de que solos no podemos.

– ¿Cómo puede implicarse la sociedad?

– Viendo más que mirando, y aprendiendo a ponerse en el lugar de los demás, ayudando de una forma solidaria más que juzgando. No olvidemos que cualquiera de nosotros o de los que más queremos podría estar en la misma situación en un momento determinado.

In comedor Santo Domingo

La actividad del comedor continúa con fuerza e ilusión durante el verano

Aunque el calor aprieta, la actividad continua siendo enérgica durante el verano y el comedor Santo Domingo presta cada día servicio a cientos de personas y numerosas familias.

En esta época del año hay algunos cambios en los servicios que se ofrecen a las familias puesto que niñas y niños están de vacaciones y, aunque muchos de ellos participan en campamentos de verano en los que reciben el almuerzo, sus padres o madres llevan a casa desayunos y cenas. En el resto de los casos, se recoge la comida para todos y se la llevan a casa. La idea es que las familias puedan comer juntas en su hogar.

Otra de las circunstancias que se da durante esta época del año es que un número importante de comensales encuentran trabajo, aunque en su inmensa mayoría suele ser de poca calidad debido a la temporalidad. También se ha detectado un incremento en el número de personas que solucionaron su situación a comienzos de este año y ahora se encuentran sin recursos.

En el Comedor Santo Domingo se ofrecen alrededor de 450 servicios cada día y las áreas de orientación laboral, trabajo social y psicología trabajan de forma multidisciplinar con el objetivo de servir, de primero, otra oportunidad.

Si deseas colaborar con esta labor, puedes hacerte socio o socia con una cuota mensual, hacerte voluntario/a o realizar un donativo puntual. ¡Únete a nuestra familia!

In comedor Santo Domingo

El artista Rafael González Alvarado cierra la muestra ‘ARTE solidario’

Durante el acto de clausura de la exposición ‘ARTE Solidario’, en la Librería-Tetería Ítaca Torremolinos, Rafael González Alvarado fue el encargado de poner el broche de oro a una jornada emotiva y muy solidaria en la que compartimos música, poesía, pintura… para tratar de hacer entre todos y todas un mundo mejor.

Os dejamos las palabras que el artista preparó para el cierre de la muestra:

El otro, el semejante

Entiendo el arte como un acto de generosidad, un acto de fe y por lo tanto de transparencia. En este sentido, creo sinceramente conectar con la labor social extraordinaria, desinteresada y humanista (cargada de valores) que lleva a cabo el Comedor Santo Domingo.

Asistir al necesitado es por otra parte una acción y un mensaje profundamente cristiano. En tiempos de consumismo brutal, de producción y abundancia en los países ricos, otra parte del planeta se muere de hambre: África, parte de Asia, países en conflictos árabes, etc. Sin olvidar a los inmigrantes que vienen buscando un futuro mejor. También aquí en Málaga hay pobreza y personas que no tienen nada que llevarse a la boca.

En tiempos de crisis no solo económica sino de valores, como decía Eric Fromm, hemos sustituido el ser por el tener, haciéndonos creer que la felicidad está solo en poseer bienes materiales, en el consumismo de nuestras sociedades democráticas, del bienestar y de un capitalismo salvaje, donde hemos olvidado a la persona y a su dignidad, es decir, al otro, al semejante”.

¡Un placer contar con vosotros! ¡Gracias!