Forgot Password

In comedor Santo Domingo

“El acompañamiento es un trabajo de relación personal continuada, duradera, de comprender a las personas “

Hoy hablamos con una de las trabajadoras sociales del Comedor Santo Domingo, Teresa Peralta, que lleva ejerciendo su labor para esta entidad desde hace 15 años.

– ¿Cuál es la filosofía de trabajo del Comedor Santo Domingo?
– No es un lugar donde simplemente se da alimentación a personas que lo demandan, sino que aprovechando esta necesidad se las acompaña hacia la mejora de su situación, siempre teniendo en cuenta que el protagonista de la historia es la persona. Esto se lleva a cabo creyendo en su potencial, en la capacidad de esfuerzo, en que pueden modificar conductas que les perjudican, siempre respetando el tiempo que necesita cada una para cambiar. Somos un grupo de profesionales los que luchamos para que esto se haga realidad, trabajadoras sociales, psicóloga y orientadora laboral.

– ¿Cómo determináis las necesidades de una persona cuando pide ayuda?
– Las necesidades se van detectando a través de las entrevistas de seguimiento que van teniendo con las trabajadoras sociales. Depende de cual sea, ayudamos desde el comedor o derivamos a otra institución donde pueden ofrecérsela.

– ¿Cómo es el proceso de acompañamiento de principio a fin?
– Este proceso empieza desde la primera entrevista que tenemos con el acogido. El acompañamiento es un trabajo de relación personal continuada, duradera, de comprender a las personas para contribuir a que ellas mismas entiendan y empiecen a dominar su situación y las claves de sus dificultades; de apoyo para activar y movilizar recursos, capacidades, potencialidades de las personas y de su entorno.

Para llevar a cabo un buen acompañamiento es necesario una serie de capacidades y aptitudes como: capacidad de análisis tanto de la situación actual personal y familiar como la laboral, apoyos sociales, relaciones familiares, capacidad de relaciones interpersonales, relación de confianza, comprensión y respeto, empatía, claridad y transparencia, creatividad y flexibilidad. El acompañamiento parte de la responsabilidad de la persona en intentar organizar su propia estrategia, de utilizar los recursos a su alcance de forma eficaz. Acompañar es avanzar al lado de, es compartir un proyecto común.

– ¿Qué tipo de ayudas se ofrece a las personas que asisten al comedor?
– Si consideramos ayuda a los servicios que presta el comedor, estos son: alimentación, intervención social, apoyo psicológico, orientación laboral y clases de español. Todos encaminados hacia una mejor calidad de vida de la persona. Si consideramos ayuda como una necesidad puntual que demandan, estas pueden ser muy diversas: pago de alquiler, pago de luz y agua, transporte para cursos, productos de higiene y limpieza, material escolar, pago de DNI… o cualquier otra. Esta ayuda se presta después de una valoración por parte de las trabajadoras sociales, teniendo en cuenta si la persona está poniendo de su parte para cambiar su forma de vida.

– ¿Cuáles suelen ser las principales dificultades a las que hacen frente?
– Falta de recursos específicos para determinados colectivos con los que trabajamos, encontrar salida para personas inmigrantes sin documentación, formas diferentes de intervenir desde otras instituciones.

– ¿Cómo consideras que se podría implicar al resto de la sociedad?
– Dando a conocer la realidad de los colectivos con los que trabajamos a toda la sociedad, y especialmente en los colegios, para que tomen conciencia de ella. A través de los medios de comunicación necesarios, televisión, charlas, jornadas, radio, redes sociales…

– ¿Cómo es para ti trabajar en el comedor cada día y con este equipo de trabajo?
– Para mí este trabajo se convierte en un aprendizaje día a día, sobretodo de la persona que tenemos delante. Nos enseñan en muchas ocasiones valores que no tenemos en cuenta. Es muy satisfactorio y motivador cuando ves que la persona va dando pasos a su ritmo para cambiar y mejorar. Este trabajo me ha ayudado en muchos temas importantes para poder ayudar al otro, como trabajar mi desarrollo personal, cuestionar mi intervención, entender desde dónde actúa la persona… y otras muchas más. Con el equipo de trabajo me siento agusto, ya que es muy fácil trabajar con ellos, y quisiera destacar, especialmente las reuniones diarias que mantenemos para compartir los casos, son muy enriquecedoras a nivel personal.

In Blog, Sin categoría

“Hay que ir recorriendo el camino día a día. Es duro, pero se puede”

La razón de ser del Comedor Santo Domingo son las personas, hacerlas sentir como en casa y acompañarlas durante su proceso hacia la paz y el bienestar consigo mismos y su entorno. Para ello, por supuesto, ofrecemos un menú diario a las personas que lo necesitan y a sus familias pues la alimentación es un derecho fundamental; pero lo más importante es que ponemos a su disposición a un equipo de profesionales que les dan la mano durante todo el proceso tanto para encontrar empleo, superar una adicción, buscar ayudas…

Manuel asistió al comedor en los años 80 a pedir ayuda pues tenía dificultades con el empleo, por aquel entonces aún había ducha y servicio para guardar la ropa en el Comedor Santo Domingo, esto cambió posteriormente.

La vida de Manuel atravesó tiempos muy duros pues tenía problemas de adicción que provocaron una ruptura familiar y una depresión que se alargó durante años. Cuando su madre falleció, su problema se acrecentó y tocando fondo con problemas de drogas y alcohol decidió pedir ayuda: “Saque fuerzas y me empecé a mentalizar de que tenía que salir de esta situación, fui a Puerta Única para pedir asistencia en el Comedor Santo Domingo para poder hablar con las trabajadoras sociales”, recuerda.

Tal y como explica la psicóloga del centro, Gloria Ordoñez, solicitar ayuda es un primer paso: “La primera persona que debe darse una oportunidad es uno mismo, es muy importante pedir ayuda cuando sentimos que solos no podemos”.

De este modo, Manuel inició un proceso en el que acudía periódicamente a la psicóloga, comenzó a hacer actividades e incluso realizó un curso de montaje de bicicletas. “Me quedé sorprendido cuando vi que podía montar una bicicleta, fue un empuje muy fuerte para mi autoestima, también las clases con la profesora y la lectura de libros me ayudaron mucho, pues fui reactivando mi memoria. Cada día cumplía con mis obligaciones: limpiar mi habitación, ropa, aseo personal, actividades”, relata Manuel.

La intervención del equipo del comedor se realiza siempre de forma coordinada entre la dirección, las trabajadoras sociales, la orientadora laboral y la psicóloga del centro. “Siempre después de hablar con ellas me sentía mucho mejor. Cualquier problema o duda que tenía al hablarlo se le buscaba la solución de la mejor manera posible”, explica Manuel.

Y es que sentirse acompañados en los momentos más duros es una clave fundamental en el proceso, tal y como explica una de las trabajadoras sociales del comedor, Pilar López: “Trabajamos con la persona a través de la motivación, el acompañamiento y apoyo. Les hacemos partícipes en la búsqueda de una posible solución”.

Hoy en día, Manuel continúa con su vida y sus actividades, se ha rehabilitado y la relación con su familia está en proceso de recuperación. Él mismo lo explica: “De todas las situaciones complicadas siempre se aprende algo y hay que buscar el lado positivo. Hay que tener mucha constancia y perseverancia, cada día subir un peldaño más. La vida por sí misma estando lejos de los vicios ya es bastante complicada, no vale la pena complicarla más. Hay que ir recorriendo el camino día a día. Es duro, pero se puede”.

 

In comedor Santo Domingo

“Trabajamos con la persona a través de la motivación, acompañamiento y apoyo y la hacemos partícipe en la búsqueda de una posible solución”

Hablamos con Pilar López, una de las trabajadoras sociales que ejercen su labor en el Comedor Santo Domingo y que hoy nos explica en qué consiste su trabajo.

– ¿Cómo es el protocolo cuando una persona solicita ayuda en el comedor?

– Las personas pueden llegar al comedor a través de dos vías: por cuenta ajena, o derivadas de otras instituciones. Una vez que llegan al comedor se les da una cita con las trabajadoras sociales y éstas valoran sus necesidades.

– ¿Cuáles son los casos más frecuentes que os encontráis?

– Familias sin recursos económicos, enfermos mentales que viven en la calle, personas con algún tipo de adicción, familias que no tienen trabajo y con una edad avanzada para acceder al mundo laboral; pero sobretodo personas que sienten que no son capaces de llevar las riendas de su vida. Se sienten excluidos.

– ¿En qué consiste el trabajo de reinserción que se realiza en este área del comedor?

– Trabajamos con la persona a través de la motivación, acompañamiento y apoyo y la hacemos partícipe en la búsqueda de una posible solución. 

– Algunas de las personas necesitan de ayuda psicológica, ¿cómo detectáis estas necesidades?

– Hay personas que lo demandan directamente, pero a otras las ayudamos a que descubran sus conflictos personales, de ahí la necesidad de apoyo y ayuda psicológica.

– ¿Cómo es trabajar con personas que en la mayoría de los casos han perdido tanto?

– De aprendizaje constante, gratificante y al mismo tiempo muy complejo de abordar. 

– ¿Cuál es la mayor satisfacción de realizar este trabajo?

– Que la persona sienta que es capaz de salir de su situación. A todos los acogidos se les da otra oportunidad.

– ¿Se encuentra apoyo en las instituciones y la sociedad malagueña?

– Son muchas las instituciones que trabajamos con personas sin hogar y gracias a la coordinación constante podemos llevar a cabo una intervención lo más adecuada posible. También encontramos apoyo en la sociedad, en muchas ocasiones hay personas que acuden al comedor de forma desinteresada para colaborar de alguna manera.

– ¿Cómo animarías a las personas a colaborar con el trabajo que se realiza en el comedor social?

– Les diría que el comedor necesita de personas que apoyen y participen en este proyecto para que el acogido pueda recibir una nueva oportunidad.